1, periodismo, reflexiones

Resiliencia periodística

image001Hace unos minutos recibí una carta del Colegio de Periodistas. El tema principal es cómo está afectando la crisis a mis colegas. A pesar de que la encontré muy interesante, me quedó un pequeño gusto amargo. Básicamente por esa idea que muchos periodistas tenemos de victimizarnos frente a los problemas. Especialmente cuando se trata de despidos. Sé que no es fácil cuando sucede eso. Pero desde mi humilde experiencia personal puedo decirles que tampoco se viene abajo el mundo. Y la clave está en tener la capacidad de entender que nada es seguro. Aunque alguien lleve décadas en un mismo medio, nada es seguro. Una de las características de nuestra profesión es el constante cambio y la transformación. ¡Miren el caso del gran José Gómez López! uno de los héroes de nuestra profesión.

Y aquí es donde la RESILIENCIA es clave. La capacidad de superar el problema sin buscar culpables y sin llorar (Al menos por mucho tiempo). Internet y las nuevas tecnologías abren un tremendo campo para reinventarse. Siempre le digo eso a mis alumnos. No piensen que trabajarán eternamente en un mismo medio. Piensen en ser buenos periodistas con muchas ideas. Internet abre campos en la creación de nuevos medios (y su rentabilidad ya está comprobada), en la apertura hacia otros países en calidad de colaborador o corresponsal (especialmente para quienes abren otro idioma) y en cualquier otra cosa que a alguien se le ocurra.

También es importante que las nuevas generaciones de periodistas se saquen la idea de “periodistas empleados”. También el periodista puede ser independiente y colaborar. A mi me ha ido bien y conozco a mucha gente que también. El periodista puede investigar. El periodista puede generar nuevos medios si tiene las herramientas formativas en el área de gestión. Ni siquiera es necesario que sepa vender. Pero sí realizar PROYECTOS.

En fin. Podría estar hablando de esto muchas horas con varias cervezas en una conversación tranquila. Me entusiasma este tema y me abruma un poco la victimización. Sé que es duro. Pero el Colegio de Periodistas debería entonces enfocarse casi por completo a idear fórmulas, cursos y proyectos para buscar esa resiliencia periodística.

Abajo algunas pequeñas reflexiones en torno a la carta del Colegio de Periodistas.

 

“Estimados colegas:

            El año no será fácil. Los periodistas, en todo el mundo, ya hemos sentido el impacto de la crisis. En Chile, donde los voceros oficiales nos dicen que el impacto será menor y que estamos bien preparados, hemos debido lamentar la rapidez con la cual las empresas se adelantaron a la llegada misma de los problemas. La necesaria reducción de costos, por lo que hemos comprobado, se ha centrado fuertemente –y, en algunos casos, exclusivamente-en la reducción de puestos de trabajo. Periodistas y otros colaboradores de los medios han  sido despedidos en todo el país.”

 Claro. Lamentablemente ha sido así. Pero esto es sin llorar. Sé que un país de llorones esto no es fácil.

  “Estas son malas noticias. El compromiso nuestro es denunciar los excesos y tratar de paliar los efectos negativos de estas decisiones. Aunque nuestros recursos son limitados, en varios casos hemos conseguido colaboradores dispuestos a brindarnos su ayuda. En Santiago se ha constituido un grupo de trabajo en que participan  representantes del Colegio Nacional, del Consejo Metropolitano y dirigentes sindicales.”

 No son tan malas noticias. Quizá es la hora de pensar más en la resiliencia periodística. Me pongo a disposición del colegio para ayudarlos en lo que sea. Especialmente en tratar de que muchos colegas se den cuenta que se abren tremendas oportunidades en estos casos. Especialmente en los nanomedios, en un profesional global y sobre todo, en Internet y en la Telefonía Móvil. (Ojo que no me estoy metiendo al área de comunicaciones corporativas). ¡Ese gusto de nuestra cultura por buscar siempre un culpable de nuestros males!

 “Aunque la última palabra la tendrá el Congreso Nacional, el proyecto de Ley del Estatuto de la Prensa está finalmente llegando a buen puerto. Ciertas demandas muy urgentes, como el seguro, aranceles de referencia (no obligatorios) y el castigo para quienes obstruyan con violencia la labor periodística, fueron incluidas en la indicación sustitutiva que envió la Presidenta de la República al Congreso.”

 Súper. Esto se tiene que resolver. Pero el tema acá es como nos reinventamos.

 

  “Una tarea fundamental en este momento es el fortalecimiento de la conciencia ética. El respeto a los principios éticos es lo que distingue a los periodistas profesionales de los aficionados y de toda esa vasta fauna de noteros y opinólogos. La reforma del Código de Ética, concretada en diciembre pasado, y su divulgación, tienen un lugar principal en nuestras prioridades.”

 No puedo estar más de acuerdo. Me da vergüenza ser periodista cuando veo eso.

 “El hecho que la revolución de las comunicaciones no se ha agotado y  sigue entregando nuevas herramientas y posibilidades a todo el mundo, nos obliga a esforzarnos por comprender mejor fenómenos con Facebook, You Tube, Twitter y los blogs. Parte importante de nuestro esfuerzo de este año apunta precisamente al mejor conocimiento de estas novedades tecnológicas y a la reflexión –junto con los formadores de periodistas- de sus efectos.”

Aquí está el punto. Felicitaciones a Abraham Santibáñez por mencionarlo.

 “Finalmente, quiero reiterarles que en cuanto a las Escuelas de Periodismo, todos estamos conscientes de que han proliferado en exceso. Por eso, a fines del 2008 se difundió un comunicado en el cual se recomendó a los estudiantes y a sus padres, que analicen con cuidado los establecimientos donde se van a matricular sus hijos. Todavía hay mucho terreno que recorrer pero ya buena parte de las carreras se han acreditado, ya sea en el sistema Nacional o internacionalmente. Ese debe ser el mejor indicador sobre calidad, considerando que incluye el análisis de los programas, los profesores, el equipamiento y los resultados logrados por sus egresados.”

 Bien. Pero cuidado con el marketing del terror.

“En esta tarea estamos empeñados. No es tarea para un dirigente ni para un grupo de dirigentes. Es tarea de todos nosotros y por ello quiero reiterarles la invitación a incorporarse a los consejos regionales y a participar en las distintas instancias que estamos preparando: seminarios, encuentros, reuniones con escuelas de periodismo, etc.”

 Si puedo ayudarlos en algo… Claro que tengo que empezar por colegiarme.

“Los saluda muy cordialmente

Abraham Santibáñez

Presidente”

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Resiliencia periodística

  1. Mientras el Colegio de Periodistas tenga socios que mayoritariamente no trabajan como periodistas y dirigentes -no todos, hay grandes expcepciones- piensen según la orden de partido, la organización gremial no tendrá legitimidad. Esa es la cruda realidad.

  2. Muy de acuerdo contigo, Daniel… no sé por qué hay un “miedo” (o no sé qué será) de los periodistas a “emprender”… yo le he propuesto a amigos periodistas sin pega crear proyectos y después no quieren concretar… ¡habiendo tanto por hacer y sin invertir grandes cantidades de dinero!

  3. Debo agradecer al colega Fajardo por promover este debate.

    Al margen de las motivaciones a veces oscuras que hace presente Miguel Paz, creo que lo importante es pensar en reinventarnos. Estoy de acuerdo en que no debemos vivir quejándonos, pero la verdad es que ha habido casos dramáticos de despidos y debemos tomar conciencia de ello.

    Mi invitación es a que organicemos un gran debate sosbre el tema del impacto de las nuevas tecnologías a fin de no abrumarnos y, sobre todo, a encararlo y, como me lo plantearon desde Concepción, a asumir positivamente el concepto de la multifuncionalidad para que no nos impongan condiciones leoninas, pero sepamos enfrentar las nuevas exigencias sin poner en riesgo lo fundamental: la dignididad profesional y nuestra responbsabilidad ética.

    Cordialmente

    AS

  4. Me parece altamente interesante la aplicabilidad del concepto de resiliencia que has usado en tu profesión, yo soy psicóloga y es un gusto que la resiliencia ya se este aplicando de forma profesional en la vida cotiana. En la vida no hay nada comletamente seguro pero en el caso de la pérdida de un empleo es una oportunidad de hacer algo nuevo o contiuar con la profesión de una manera diferente “REINENTARSE” como bien dices. Si no existiera una oportunidad para reinventarse no se encontrarían nuevos caminos, nuevas ideas y nuevas herramientas como las nuevas tecnologías que estan en nuestras manos.

    Felicidades¡¡¡
    Mayra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s