internet, reflexiones

Mi tu primer e-mail

No puedo dejar de compartir una linda experiencia que acabo de tener. Mi hijo, de 8 años, abrió su primera cuenta de e-mail.

A pesar de estar permanentemente involucrado con Internet, desde el punto de vista académico, periodístico y laboral. A pesar de tener twitter, facebook, linkedin, youtube y cuanta red social exista. A pesar de pasar un gran porcentaje del día conectado. A pesar de ser un férreo creyente de que la ciudadanía en algún momento va a explotar hacia una democracia social online. A pesar de todo eso, mi vida personal no es muy digital. Me gusta apagar el celular y el PC para ir a sacar uvas del parrón, conversar un tecito, bailar hasta quedar agotado, caminar por un parque y regar.

Justamente, por esa dualidad en permanente conflcito, mis hijos no son tan fanáticos de la tecnología. Lo que los convierte en más nativos digitales  que quienes saben utlizar Windows desde los 3 años (y sus papás lo cuentan como gracia), por poner un ejemplo. A mi hijo le encanta Club Pengüin, Cartoon Networks y todas esas páginas para el “target”. Pero sobretodo que le muestre en YouTube videos de dibujos animados de los ’80 (léase Pipiripao y demases) o videocilps de música.

Entonces me extrañó cuando ayer se acercó muy serio y decidido diciéndome: “Papá, necesito abrirme un Gmail”.

–¿Para qué? –respondí.

—Porque un compañero me va a mandar un PowerPoint para un trabajo del colegio y no tiene cómo.

Cero posibilidad de negárselo.

Después de comer, se duchó, se puso el piyama, se lavó los dientes y fuimos juntos a sentarnos en el comedor a crear su correo electrónico. Fue una experiencia inolvidable. Debe ser así como cuando yo por primera vez redacté una carta para una tía que estaba en el extranjero y mi papá me acompañó a comprar una estampilla y luego a despositarla en un buzón.

Creamos una cuenta. No nos costó mucho. Entramos a Gmail y él envío su primer mensaje electrónico, agregó su primer contacto y cambió el diseño de fondo de su cuenta. Estaba muy emocionado y concentrado. Más tarde vi el correo que envió. Era para mí. Se lo contesté. El contenido de ambos, quedará como un recuerdo, que la verdad… sorry. Pero no tengo intenciones de sociabilizarlo.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s