Educación

Los beneficios académicos de publicar un “Me Gusta”

Se levantó más temprano que de costumbre para llegar antes a la clase. Sus alumnos tenían prueba global. Ya habían pasado 10 minutos de la hora de entrada y había sólo un estudiante. El joven abrió su computador y a los segundos le dijo al profesor: “No van a venir los alumnos profe. Se pusieron de acuerdo en Facebook para ir a la marcha estudiantil.”

Este ejemplo si bien es ficticio, demuestra por un lado la importancia que tienen para los académicos estar inserto en las redes sociales, principalmente Facebook y Twitter que son las más masivas: y por otro lado, el descuido de muchos por no conocer el ambiente donde los jóvenes interactúan.

La verdadera ayuda tecnológica que necesitan los profesores para mejorar la relación con sus alumnos, sus competencias y en definitiva, para crear metodologías educativas más efectivas, pasa no sólo por el hardware , sino por involucrarse en otro segmento de las TIC: las redes sociales, o desde un punto de vista más académico el social media; una estructura de convivencia y relaciones sociales que el alumno, como un usuario del tipo “nativo digital”, ya tiene incorporado en su forma de trabajo, en su lógica de pensamiento e incluso, en su metodología de aprendizaje.

Según la consultora ComScore, casi el 40% del consumo de Internet en Chile lo representa el segmento de jóvenes entre 15 a 24 años. Por otro lado, cifras de Facebook indican a nuestro país como el tercero en el mundo con una mayor penetración en esta red social, llegando a 9 millones de usuarios. Prácticamente un 95% de los estudiantes de educación superior tienen un perfil en Facebook.

Todo el país pudo observar el 2011 como cientos de miles de estudiantes de educación superior opinaban y se organizaban a través de grupos en Facebook o creaban páginas especiales en esta red social. Por otro lado, la cantidad de seguidores de dirigentes como Camila Vallejo o Giorgio Jackson aumentaron exponencialmente en pocos días. En las calles se podían ver jóvenes con sus móviles, subiendo fotografías a sus perfiles o publicando videos cortos en Youtube. En segundos, todo el material era compartido, analizado, difundido, retwitteado, evaluado con un “Me Gusta” o un “+1

Clases paralelas

Pero más allá de los movimientos sociales que todos conocemos, un profesor involucrado y capacitado en redes como Facebook y Twitter puede obtener varios beneficios para su labor.

En primer lugar y como se expresa al inicio de esta columna, la comunicación e información con sus alumnos mejora notablemente. El académico puede crear una conversación “Extra Clase” que no sólo complementa la del aula, sino que en ocasiones, la mejora. Dentro de ciertos límites, trabajos, evaluaciones y comentarios pueden ser llevarse a cabo a través de grupos, calendario de eventos y encuestas en Facebook.

Pensando justamente en esta relación online entre alumno y profesor, la empresa de Mark Zuckerberg, lanzó hace un tiempo “Facebook for Educators”. Incluye guías de actividades, recursos y una serie de testimonios y casos de éxito de uso de Facebook en el aula.

En cuanto a Twitter, el educador puede utilizarla principalmente como un medio de información e investigación  para una actividad concreta. Incluso, gracias a la ayuda de plataformas de streaming como Livestream, Usteram o Blogtv, la clase se puede hacer de forma virtual. Si los alumnos quieren opinar o preguntar utilizan sus mismos perfiles en Facebook o Twitter para ello.

Por otro lado, trabajar en “la nube” y basándose en las redes sociales tiene un ámbito de acción que va más allá del aula e incluso del país. El alumno se enfrenta a una relación universal de conocimiento que puede, en la práctica, generar recursos para grupos o personas de otras latitudes a través de Facebook o Twitter.

Es más,  el académico puede proponer utilizar un determinado hashtag para su clase (Ejemplo: #miclase) e incitar a los jóvenes que opinen lo que quieran utilizando el término escogido. Más tarde puede tener una idea del ánimo de sus alumnos con respecto a la materia y así elaborar una estrategia nueva si fuese necesario.

El desafío para los profesores de involucrarse en los códigos digitales es fundamental. Lo importante es que cada académico lo adecue a sus necesidades y actividades. Además de entender que la forma en que se relacionan los alumnos cambió. Mejor conocer y estar en esa nueva dimensión, que mirarla desde el pizarrón con el ceño fruncido. Dato útil: Facebook nació en una universidad.

(Columna sin editar para publicación EduTic Review)

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s