reflexiones

Adelgazando la privacidad

tumblr_la9b03C6Pe1qdcad1o1_400Una verdadera tormenta de opiniones, artículos en la prensa y comentarios en las redes sociales produjo la semana pasada el comentario de Vint Cerf, uno de los padres de internet cuando dijo en un evento de la Federal Trade Comission de Estados Unidos que actualmente “la privacidad es una anomalía“.

Esto, en el contexto de toda la polémica que han generado temas como el caso Snowden a nivel internacional. A primera vista, la frase del Evangelizador de Google parece una bomba. Especialmente para las organizaciones, empresas y gobiernos que han puesto el grito en el aire por las prácticas de espionaje del gobierno de EE.UU. a través de internet.

Efectivamente el desarrollo de la WWW y sus servicios como el correo electrónico, el fuerte crecimiento de la telefonía móvil y las tentadoras redes sociales (a la hora de mirar lo que están haciendo otros o mostrar lo que está haciendo uno), han dejado a la privacidad en una especie de rincón oscuro y difícil de rescatar.

Lo más posible es que en los próximos meses y años veamos fuertes movimientos, legislaciones y prácticas para evitar que terceros tengan nuestros datos y comportamientos en línea. Se pueden crear ciertos acuerdos, restricciones y métodos, pero siempre, dentro de un marco que permita de alguna forma a muchas empresas de internet a seguir rentabilizando con nuestras formas de comunicarnos. O bien, puede pasar que al tener tantas restricciones, muchos gigantes de internet tengan que buscar otro modelo de negocios. No sé cual sería. Si lo supiera quizá ya estaría buscando capitales ángeles.

Pero independiente de esta polémica, seamos francos. A millones de usuarios de Facebook nos gusta mostrar nuestras fotos de vacaciones, fiestas y familiares. Nos encanta opinar en Twitter y contar que estamos haciendo en un momento determinado. Entonces de alguna forma, también adelgazamos a nuestra privacidad. El problema surge cuando comenzamos a publicar imágenes de terceros. ¿Cuándo alguien sube una foto de muchas personas en Facebook les pide autorización a cada uno para publicarla?… pocas veces.

Quizá el camino pase por asumir que en ciertos campos de los servicios online debemos soltar un poco las riendas de la privacidad y por otro lado, dejar algunas cosas fuera del mundo digital. Y como complemento crear una especie de “reglas de etiqueta” cada vez que vayamos a subir contenido de otros a una red social.

Columna de opinión ampliada. Original fue publicada en diario Pulso el 25/11/2013

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s