redes sociales

Redes sociales y traje de baño

Publicación original en diario Pulso. VER PDF  Versión ePaper

2008-08-01-at-14-01-57Durante décadas  los libros y revistas de turismo eran una de las fuentes más importantes a la hora de planificar el itinerario de vacaciones. Casi en el mismo nivel de importancia estaban las agencias de viaje, especialmente para un recorrido de varios días con la familia.

Pero a estas dos referencias se le agregaba una fundamental: los consejos del amigo. Esos datos que, a partir de la experiencia, un con

ocido daba a quien estaba con la maleta lista. Muchas veces esos tips se interponían absolutamente con los artículos en las revistas o con la planificación de la agencia.

Actualmente, el sector de turismo en general es uno de los que más se ha visto impactado por la influencia de las redes sociales. De forma desesperada a veces, e inteligente en otras, operadores turísticos, restaurantes, hoteles, municipalidades, entidades públicas e incluso el particular que arrienda una modesta cabaña en Chiloé, han tenido que subirse al carro del social media creando páginas en Facebook, perfiles en Twitter, galerías fotográficas en Flickr o Pinterest y canales en Youtube.

Pero todas esas ventanas de información tienen algo potentísimo en común: los comentarios de otras personas. De esta forma, el otrora clásico consejo del amigo que en  un asado nos decía: “Te recomiendo que mejor no vayas a ese museo…te lo digo por experiencia”, se multiplica en cientos y miles de recomendaciones que se publican y están disponibles antes de armar el calendario de viaje. Incluso, visionarios emprendedores han creado sitios web y apps para móviles que justamente se basan en las experiencias de otros para evaluar un cierto lugar turístico.

Haga el ejercicio, ¿Qué es lo primero que realiza cuando se entusiasma por planificar un viaje?… Claramente,  investigar por  internet.  Es un cambio de paradigma enorme y que grafica el impacto de una sociedad conectada. Lo que el ensayista norteamericano Howard Rheingold explica claramente en el clásico libro “Multitudes Inteligentes”.

Antes de decidir entonces dónde irá este verano o si debe comprarse un traje de baño, es recomendable dedicarle unas horas a las redes sociales.

Publicación original en diario Pulso. VER PDF  Versión ePaper

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s