Empresa, ESG

Sustentabilidad: La piedra que mató a un posible Goliat

No sólo hay que serlo, sino también parecerlo.

Este dicho popular no pude ser más atingente para algo que apunta el portal de noticias ComunicaRSE, planteando que uno de los factores decisivos para que la gigante Kraft Heinz no comprara al otro titán, Unilever, fue la sustentabilidad.

La fuerte diferencia en las culturas corporativas de ambas compañías fue como agua y aceite. “Parece que Kraft Heinz había subestimado tanto el valor intrínseco de Unilever como el reto de obtener el control de una compañía cuyos accionistas se iban a oponer a esa medida de forma ruidosa”, comentó Martin Deboo, analista de Jefferies International, en dicho artículo.

Y ojo, que la oferta fue de US$143.000 millones.

El tema no es menor. De hecho, se puede transformar en un hito importantísimo con respecto a la importancia de incorporar una cultura orientada a la sustentabilidad, como factor que no sólo influye en el negocio (ventas), sino también en la inversión, llegando incluso a decidir si se realiza o no un movimiento de compra/venta tan gigantesco como el que se hubiese dado.

Si bien las políticas de sustentabilidad existen en muchas empresas, éstas se refuerzan cuando son los directorios quienes escuchan y deciden en torno a parámetros sustentables dentro del Gobierno Corporativo. Incluso, en Chile, las normas N°385 y 386  de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) son un excelente intento del regulador por prender las alarmas en las sociedades anónimas abiertas.

Pero donde ese reforzamiento se transforma en cambios significativos y trascendentales es cuando los inversionistas y los fondos de inversión consideran a la sustentabilidad como algo clave para el movimiento de la compañía. Quizá por esto, la tendencia del ESG (Environmental, Social and Governance) está tomando tanta fuerza. Básicamente porque implica sistemas de medición y control concretos para las iniciativas sustentables y no sólo una publicación de “lo que hicimos” y “lo que esperamos hacer” de un reporte de sustentabilidad (sin desmerecerlos).

Unilever tienen en el ADN las prácticas sustentables y es, quizá, uno de los símbolos en el sector privado a nivel mundial. Lo sucedido con Kraft Heinz puede ser bastante simbólico y mover la aguja hacia la sostenibilidad a la hora de grandes fusiones en el futuro mediano.

Por eso es clave que la sustentabilidad se refleje en hechos concretos y ojalá en las mismas capas que implican el funcionamiento del negocio (algo que quizá es más palpable en empresas que fabrican productos físicos). Porque o sino, por mucho que existan buenas intenciones, si una empresa no tiene iniciativas reales en sustentabilidad, a la larga todo se desinfla. En otras palabras –y volviendo a los dichos populares- : “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda”.

153-heinz-gettyimages-467499776

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s